agosto 5, 2022 ‘Elefantes imaginarios’ – Santuario Toshogu

‘Elefantes imaginarios’ – Santuario Toshogu

El complejo del Santuario Toshogu en Nikko, Japón, es famoso por su belleza arquitectónica y escultórica, sobre todo por los Tres Monos Sabios y el “Gato Durmiente“. Estas son dos de las llamadas Tres Esculturas de Nikkō. La escultura final es la menos conocida de ellas, comúnmente conocida como “Sōzō-no-Zō” o los “Elefantes imaginarios”.

La escultura está ubicada en el frente del Kamijinko (Almacén Sagrado Superior) donde un par de animales de aspecto extraño sonríen con ojos en forma de media luna. La escultura de la izquierda es verde y blanca, mientras que la otra es negra. Ambos tienen unos colmillos dorados y están elaborados al estilo japonés.

El Kamijinko (Almacén Sagrado Superior) en el Santuario Toshogu en Nikko

El Kamijinko se construyó en 1635 y los diseños de sus esculturas se encargaron al famoso pintor Kanō Tan’yū. Sin embargo, Tan’yū nunca antes había visto un elefante. No tuvo más remedio que diseñar los animales de acuerdo con las lecturas y las descripciones de boca en boca.

Detalle del Almacén Sagrado en el Santuario Toshogu donde están representados los “Elefantes Imaginarios”

Antes de la creación de la escultura, solo hubo tres casos en los que se trajeron elefantes vivos a Japón. Solo los poderosos señores samurai podían ver a estos animales. Tokugawa Ieyasu, fundador del shogunato Tokugawa, recibió como regalo un elefante en 1602, pero no fue hasta 1728 cuando llegó otro a Japón.

Los diseños de Tan’yū eran muy precisos e incluían detalles impresionantes. Hay algunos elefantes estilizados más en las instalaciones del santuario, incluido un par que se encuentran a los lados de los “Elefantes Imaginarios“, junto con gárgolas que protegen los techos.

Comparte
Etiquetado en:

Deja un comentario

0
    0
    Tu Carrito
    Vaciar CarritoRegresa